La historia

Antigua Casa de Labranza tradicional, reformada en 1923 para adaptarla al gusto por el estilo colonial de la época.

A principios y mediados del S XIX albergó una tienda de ultramarinos y cafetería (el Comercio), de la que se conservan todavía vestigios y mobiliario en la planta baja.

Igualmente, fue reputada en los años 40 por su salón de baile, situado enfrente de la vivienda, y que acogía a jóvenes de toda la comarca.

Y precisamente en el año 46, la casa fue brevemente la sede del efímero Concello de Dena que, tras un golpe de mano, reemplazó durante unos días a Meaño como capital municipal.

Todas estas vicisitudes han dejado su huella en una casa que hoy, renovada con amor y cuidando de preservar su personalidad, se muestra abierta y acogedora a visitantes de todo el mundo, como siempre lo ha estado.